Speed Test

La Guía Definitiva

Cuando se trata de obtener la mejor velocidad de Internet posible, hay muchas variables a tener en consideración. Y cuando algo va mal con tu sistema y comienzas a experimentar velocidades de Internet inusualmente lentas, el proceso de solución de problemas puede ser complicado y abrumador.

Por eso que creamos La Guía Definitiva para Velocidad de Internet y Conectividad. Te guiaremos paso a paso a través de lo que necesitas saber sobre Internet, para que puedas solucionar los problemas de tu sistema y mejorar tu lenta conexión a Internet.

Velocidad de Internet y Conetividad: La Guía Definitiva

Capítulo 1:Test de Velocidad de Internet 101

El velocimetro es tu herramienta de referencia que te ayudará en el proceso de medir y solucionar problemas de velocidad de Internet. El test de velocidad puede indicarte las velocidades exactas que obtienes en un momento determinado, que es el primer paso para saber qué problemas pueden estar afectando tu Internet. Hacer test de velocidad es fácil con Speedcheck, y los registros de cada prueba que realices se almacenarán convenientemente para que puedas revisarlos más adelante.

Test de Velocidad de Internet 101

¿Tienes problemas con Internet? ¿Estás lidiando con Internet lento o páginas web que tardan mucho en cargar? No hay nada más frustrante que esperar y esperar – ¡y esperar! – para que cargue una página, o lidiar con Internet tan lento que en realidad se queda atrás. Afortunadamente, un test de velocidad de Internet es fácil de hacer y puede darte algunas ideas sobre lo que puede estar pasando.

Te guiarémos sobre cómo solucionar problemas en tu conexión lenta a Internet, pero comencemos con la herramienta más importante: El test de velocidad.

Hacer un Internet Speed Test


Cuando tu conexión a Internet parece lenta, un test de velocidad de Internet es una de las herramientas que necesitarás para solucionar lo que está causando el bajo rendimiento. Un test de velocidad es esencialmente un medidor de velocidad de Internet que te da una lectura real de la velocidad con la que tu ordenador está descargando y subiendo datos a Internet.

Tener estas medidas concretas es importante, ya que las velocidades de bajada y subida lentas pueden indicar un problema con tu proveedor de servicios de Internet o, posiblemente, un problema con el router. Por otro lado, si un test de velocidad revela que tus velocidades de Internet son normales, esto puede indicar que puede haber un problema con el sitio web al que estás intentando acceder, o que tal vez tus velocidades de Internet no son lo suficientemente buenas para sostener el tipo de navegación que haces.

Los test de velocidad de Internet son fáciles de hacer, se tarda solo unos segundos, y se pueden ejecutar gratis con Speedcheck.

Usar Speedcheck para Comprobar Tu Velocidad ADSL


Verificar tu velocidad de Internet es tan simple como dirigirse a Speedcheck.org, hacer clic en el botón azul "Iniciar Test" y dejar que se ejecute el test. Espera hasta que finalice la prueba, y luego verás tres medidas reflejadas en la parte superior de la pantalla:

  • La latencia indica el retraso en el tiempo que tardan los datos en viajar a su destino. La latencia se mide en milisegundos y, en términos generales, cualquier latencia inferior a 100 ms es buena. Las latencias más altas, como las de más de 200 ms, pueden causar retrasos cuando se realizan actividades como hablar por video con personas, y pueden hacer que Internet parezca incluso más lento de lo que es.
  • La velocidad de bajada, medida en Mbps, indica qué tan rápido está descargando su dispositivo los datos de Internet. Si la velocidad de bajada no es lo suficientemente rápida como para sostener las actividades que estás realizando, como mirar videos o jugar, puede parecer que tu conexión a Internet es lenta.
  • La velocidad de subida, también medida en Mbps, se refiere a la velocidad a la que su dispositivo puede subir datos a Internet. Tu velocidad de subida afecta la rapidez con la que se suben archivos de gran tamaño, como fotos o videos.

Es importante revisar regularmente tu velocidad de Internet por varias razones:

  1. Tu contrato con el ISP especificará las velocidades de subida y bajada prometidas, pero puede que no necesariamente experimente estas velocidades exactas. De hecho, tus velocidades pueden ser mucho más lentas que las velocidades contratadas, lo que puede afectar la funcionalidad de tu Internet y tu habilidad para navegar en Internet.
  2. Puede que tengas las velocidades prometidas durante ciertos momentos del día, pero no durante otros. La única manera de determinar cómo de bien está funcionando tu Internet es ejecutar un test de velocidad en diferentes momentos del día. Puede que veas que tu servicio se ralentiza en las horas punta de uso, luego se acelera nuevamente a horas de la noche o temprano por la mañana cuando hay menos personas en línea.

Para tener una idea de cuáles son realmente tus velocidades de Internet, necesitarás ejecutar múltiples test de velocidad en diferentes momentos del día. Con Speedcheck.org, todas tus pruebas de velocidad anteriores se graban, de modo que puedes ver todos los a la vez.

Por ejemplo, supongamos que tu contrato de ISP dice que recibirás velocidades de bajada de 50Mbps y velocidades de subida de 10Mbps. Ejecutas una serie de pruebas y descubres que tienes velocidades de bajada de 48.9Mbps y velocidades de subida de 9.4Mbps. Esas velocidades están perfectamente bien, y están bastante cerca de las velocidades prometidas. Sin embargo, si ejecutas pruebas y descubres que en lugar de obtener velocidades de bajada de 50Mbps, solo obtiene una velocidad de bajada de 4.5Mbps, esa diferencia afectará significativamente la funcionalidad de su Internet e indica que hay un problema en alguna parte del sistema.

Las velocidades de bajada o subida inusualmente lentas pueden indicar un problema con tu proveedor de servicios de Internet, tu conexión, o simplemente pueden ocurrir durante una hora del día en que muchas personas usan Internet. Si ejecutas varias pruebas y descubres que tus velocidades son consistentemente lentas, esto puede indicar un problema que debes resolver si deseas poder navegar por Internet sin demoras, tener que esperar a que las páginas carguen, o tener problemas con la carga al ver videos.

Entender tu velocidad de Internet es solo un paso en la resolución de problemas de tu Internet lento. Cuanto más comprendas acerca de las velocidades de Internet con las que estás trabajando, más rápido podrás determinar qué problemas pueden estar causando velocidades lentas o un rendimiento deficiente. A partir de ahí, podrás solucionar tus problemas de Internet y mejorar el rendimiento (y la seguridad) de tu Internet.

Pero, ¿qué es Mbps exactamente? ¿Y cómo arreglas tu lenta conexión a Internet? Aquí encontrarás información que deberás conocer y algunas herramientas adicionales para ayudarte a acelerar tu conexión a Internet.

Capítulo 2:Conceptos Básicos de Conexión a Internet

Para solucionar problemas de Internet lento, debes comprender cierta información sobre los diferentes tipos de conexión a Internet. Desde los diferentes ISP que puedes elegir hasta cómo se mide la velocidad de Internet, aquí está la información detallada que explica cómo funciona tu Internet. También cubriremos las diferencias en las velocidades de bajada y subida, para que puedas usar los resultados de tu test de velocidad para comprender mejor cómo de rápido está funcionando tu Internet.

Conceptos Básicos de Conexión a Internet

Understanding Entendiendo los Conceptos Básicos de Conexión a Internet


Comencemos con una descripción general rápida de cómo funciona Internet, para que puedas entender lo que estamos tratando de hacer a medida que resolvemos tus problemas de Internet.

Los dispositivos, como ordenadores, teléfonos móviles, y las tabletas, se conectan a Internet de varias maneras diferentes, incluido un cable enterrado en el suelo, conexiones celulares o incluso a través de un satélite. Una vez conectadas, los ordenadores pueden comunicarse entre sí, y tú puedes compartir y ver información con otros de todo el mundo en cuestión de segundos.

Para conectarse a Internet, tu dispositivo se puede conectar a través de un proveedor de servicios de Internet (ISP) o usando los datos móviles de su teléfono móvil conectando su dispositivo a Internet. Cuando conectas un dispositivo con tu teléfono celular, esencialmente convierte su teléfono en un punto de acceso móvil. Solo ciertos proveedores y planes permiten el tethering, y debes tener en cuenta que usar tu teléfono como punto de acceso afectará tu plan de datos. Los operadores de telefonía móvil como Másmóvil, Simyo y PepePhone ofrecen planes que permiten la conexión.

Cuando se trata de tu proveedor de servicios de Internet, puedes elegir la compañía que usas, al igual que eliges tu proveedor de telefonía móvil. Los ISP comunes incluyen Vodafone, Orange o Jazztel. Diferentes proveedores de ISP ofrecen diferentes tipos de Internet, como acceso telefónico, banda ancha, y DSL. Vamos a entrar en más detalles sobre eso en un momento, ya que el tipo de conexión que tengas también afectará la forma en que tu ordenador o teléfono móvil realmente acceden a Internet.

Una vez que firmas con un ISP y comienza tu servicio, a tu ordenador se le asignará un Protocolo de Internet, o una dirección IP. Esta dirección, que se compone de una serie de números con puntos intermedios, ayuda a identificar tu ordenador y toda tu actividad en línea.

Cuando tu ordenador está conectado a tu ISP y tienes tu dirección IP (generalmente es automática y no es algo por lo que debas preocuparte), puedes acceder a Internet, visitar sitios web, enviar correos electrónicos, y más.

El problema es que, si se rompe una parte del sistema, no podrás acceder a Internet. Y si tu velocidad de Internet es demasiado lenta, incluso la simple navegación puede volverse tediosa, o puede que incluso no puedas acceder a sitios web específicos. A menudo no sabrá qué parte del sistema completo que compone tu conexión se ha dejado de funcionar. Y ahí es donde entra la resolución de problemas.

Qué Necesitas Saber Sobre Los ISP


Es importante darse cuenta de que los ISP (proveedores de servicios de Internet) no ofrecen el mismo servicio de Internet en términos de coste, velocidades de bajada y velocidades de subida. Todos los ISP son diferentes, por lo que tendrás que considerar cuidadosamente los aspectos que te resulten más valiosos. Recuerda, muchos ISP requieren que firmes un contrato mínimo de 2 años, así que toma esta decisión con cuidado: podrías quedarse atascado con tu ISP por un tiempo.

Al evaluar tus opciones de ISP, no te olvides de tomarte un tiempo para consultar las opiniones de sus servicios. Las opiniones pueden brindarte información reveladora sobre factores como la seguridad, el soporte técnico, y el rendimiento general de un ISP que de otra manera no conocerías.

Una de las diferencias más importantes entre los ISP es el hecho de que proporcionan diferentes velocidades de bajada y subida. Estas velocidades influyen directamente en la capacidad de navegar por Internet y pueden ser una de las razones por las que tu conexión a Internet es tan lenta.

Además de considerar la velocidad que ofrece un ISP, piensa también en los siguientes factores:

  • Disponibilidad – Antes de realizar demasiadas investigaciones sobre un ISP, asegúrate de que el proveedor ofrece servicios en tu área. Descubrirás que los ISP solo brindan servicio a áreas particulares, y algunos incluso solo cubren direcciones particulares dentro de una ciudad. No confíes en el mapa de cobertura que proporciona el ISP, ya que a menudo no entran en detalles sobre los servicios específicos disponibles en tu dirección. En su lugar, tómate el tiempo para llamar al proveedor y verificar qué servicios disponibles hay para elegir.
  • Fiabilidad – Investiga si el ISP es conocido por tener frecuentes cortes de Internet. Esto puede ser muy frustrante, especialmente si dependes de Internet para el trabajo.
  • Opciones de planes y precios – La mayoría de los ISP ofrecen diferentes planes. Los planes pueden variar en velocidad y coste. Mira las opciones disponibles y ve si hay una opción adecuada para ti. De lo contrario, consulta a otro ISP.
  • Contratos – Lee siempre la letra pequeña al considerar el contrato de un ISP. La mayoría de los contratos requieren que mantengas tu servicio durante 2 años como mínimo, y puede haber tarifas elevadas si suspendes tu servicio antes de que termine el período. Verifica también las declaraciones del contrato sobre el coste– algunos costes solo se cobran durante un cierto período de tiempo, y el coste de tu plan puede aumentar una vez que ese período haya terminado.

Hay otro factor importante al elegir tu ISP: Es el tipo de conexión a Internet que deseas tener.

¿Cómo Se Mide La Velocidad De Internet con un test velocidad?


La velocidad a Internet puede medirse de varias formas, pero la mayoría de índices que verás se refieren a Mbps.

  • Un kilobit por segundo (Kbps) es la velocidad de velocidad más baja utilizada. A menudo se usa con tipos de Internet desactualizados, como los módems de acceso telefónico.
  • Un megabit por segundo (Mbps) es equivalente a 1,000 Kbps. Esta es la medida de velocidad más común que verás hoy en día.
  • Un gigabit por segundo (Gbps) es equivalente a 1,000 Mbps. Esta medida está asociada a redes de alto rendimiento.

Cuanto más alta sea la conexión, más rápido será el Internet.

Centrémonos en Mbps por el momento. ¿Qué es normal? ¿Qué no?

Los contratos de Internet ofrecidos por los ISP generalmente se escalonan por la velocidad de bajada. En la mayor parte del mundo, los contratos comienzan alrededor de 3Mbps y de ahí aumentan a velocidades de 10Mbps, 20Mbps, 50Mbps, 100Mbps, 200Mbps, 500Mbps, y, en algunas ciudades, incluso a 1000Mbps (1Gbps).

Para tener una idea de la que es tu velocidad de Internet, tendrás que considerar cómo estás conectando tu dispositivo a tu módem. Los cables Ethernet convencionales pueden admitir velocidades de 100 Mbps o 1 Gbps (1000 Mbps). Dependiendo de qué tan rápido sea tu conexión a Internet con su ISP, entonces la conexión a Internet o la conexión Ethernet podrían ser un cuello de botella. Por ejemplo, si está pagando a su ISP por una conexión de 500 Mbps, pero estás utilizando un cable Ethernet de 100 Mbps para conectarse a tu módem, este cable Ethernet reducirá la velocidad de tu conexión a 100 Mbps, aunque estés pagando por una velocidad más rápida. Por otro lado, si solo pagas por una conexión de 50 Mbps pero utilizas un cable Ethernet Gigabit, el cable será excesivo, porque las velocidades de Internet de tu ISP son mucho más lentas de lo que el cable puede admitir.

Sin embargo, no necesariamente necesitas usar un cable Ethernet para conectar tu ordenador a tu módem o router. Si tu dispositivo es compatible con WiFi como la mayoría de los ordenadores portátiles y teléfonos móviles, puedes conectarse al módem de manera inalámbrica con WiFi. En este caso, tendrás dos conexiones: Tu dispositivo se conecta al módem a través de WiFi y el módem se conecta a tu ISP. Cualquiera de estas conexiones podría ralentizar las velocidades de Internet. Esto significa que tendrás que asegurarte de elegir un router WiFi que admita las velocidades que ofrece tu ISP. Recuerda que la distancia en la que te encuentras desde el router también puede disminuir tu velocidad, por lo que es mejor tener un router que admita al menos el doble de velocidad que tu ISP.

  • Para redes domésticas, verás velocidades de Internet que van desde 1 Mbps hasta aproximadamente 500 Mbps.
  • Los cables Ethernet admiten 100 Mbps o 1000 Mbps.
  • La mayoría de los routers Wi-Fi (802.11g) son capaces de velocidades de al menos 54 Mbps.

Entonces, ¿es tu velocidad de Internet lo suficientemente rápida? ¿Y qué es una buena velocidad de Internet?

Esto es más complicado, ya que no hay una "buena" velocidad de Internet. La velocidad adecuada para ti depende de muchos factores, incluso cómo usas Internet, los tipos de sitios a los que accedes, y la cantidad de bajada y subida que haces. Por ejemplo, si navegas por Internet varias veces al día para consultar tus sitios web de noticias, consultar el clima, y usar tu correo electrónico, no necesariamente necesitarás las mismas velocidades que un usuario de Internet que sube muchas fotos, ve Netflix todos los días, y disfruta de juegos en línea.

Cómo Medir Tu Velocidad de Bajada y de Subida


Tu ISP puede hacer publicidad de velocidades de subida y bajada específicas, pero eso no significa que tu Internet siempre estará disponible a esa velocidad. Los factores mencionados anteriormente pueden ralentizar la velocidad, por lo que es importante que pruebes manualmente la velocidad de Internet.

El uso de Speedcheck te da una lectura en tiempo real de las velocidades exactas de Internet que recibes. Speedcheck proporciona datos tanto sobre la velocidad de bajada como la de subida, que es información valiosa cuando se solucionan problemas de conexión a Internet.

Con Speedcheck, se tarda solo unos segundos en hacer un test de velocidad de Internet. Si sospechas que tus velocidades disminuyen durante el día, realiza múltiples test. Speedcheck registrará tus resultados, para que puedas acceder y revisarlos todos en el futuro de tu historial. Las velocidades más lentas pueden explicar algunos problemas comunes de Internet que puedes experimentar, e identificar que el problema es un problema de velocidad puede ayudarte a solucionar los problemas que estás experimentando.

Velocidad de Bajada, Velocidad de Subida, y Por Qué Importan


Hemos hablado un poco acerca de la velocidad de Internet y, a estas alturas, probablemente ya comprendas que las velocidades más rápidas permiten una navegación más rápida y una mejor experiencia general de Internet. Pero cuando solucionas problemas de una conexión a Internet lenta y te encuentras con la necesidad de ejecutar un test de velocidad de Internet, te beneficiarás de saber un poco más sobre la velocidad de Internet y cómo afecta tu navegación.

Cuando nos referimos a "velocidades de Internet", en realidad estamos hablando de dos velocidades: velocidades de bajada y velocidades de subida.

La velocidad de bajada se refiere a qué tan rápido tu ordenador puede descargar información de Internet. Cuando estás viendo un video, cargando un sitio web (especialmente uno que contiene muchas fotos) o descargando un documento, tu velocidad de bajada es lo que determina cuánto tiempo tarda cada tarea.

La velocidad de subida, por otro lado, se refiere al proceso de subida de contenido desde tu ordenador a Internet. Cuando subes una foto, un documento o un video a un sitio web o correo electrónico, las velocidades de subida afectan la cantidad de tiempo que llevará.

Cuando navegas por Internet, la mayor parte de tu actividad consiste en bajar, en lugar de subir. Debido a esto, muchos ISP ofrecen paquetes con velocidad de bajada más rápida y velocidad de subida más lenta.

El usuario promedio de Internet no dependerá mucho de las velocidades de subida, pero hay algunas personas que sí lo hacen. Por ejemplo, si trabajas con archivos grandes, como videos o fotos, y subes frecuentemente grandes cantidades de estos archivos, entonces puedes necesitar un servicio que ofrezca una velocidad de subida más rápida de lo habitual.

Capítulo 3:Conexiones, Módems y Routers

Tu conexión a Internet tiene un impacto significativo en la velocidad con la que funcionará tu Internet. Con tantos tipos diferentes de conexión para elegir, te proporcionamos los aspectos más destacados que necesitas saber para tomar una decisión informada. Pero la conexión a Internet no es todo: también necesitas un router capaz de manejar las velocidades que ofrece tu conexión a Internet. Hemos incluido algunos consejos para elegir el router adecuado a tus necesidades para que no ralentice inadvertidamente tu Internet.

Módems y Routers

Tipos de Conexión a Internet


¿Recuerdas cómo te explicamos que tu ordenadorse puede conectarse a Internet de varias maneras diferentes? Estos tipos de conexión a Internet también pueden afectar la velocidad y la funcionalidad de tu servicio de Internet. Algunos ISP ofrecen solo uno o dos de estos tipos de conexión a Internet, por lo que deberás comprender los pros y los contras de cada método de conexión.

  • Conexión por línea conmutada
    La conexión por línea conmutada fue alguna vez el tipo más común de conexión a Internet, aunque ahora se ha eliminado en gran parte. La conexión por línea conmuada accede a Internet a través de tu línea telefónica, básicamente marcando un número de teléfono para "llamar" a Internet. Tienes que usar un módem, y el acceso telefónico es extremadamente lento. Además, no puedes usar tu teléfono fijo mientras usas Internet.
  • DSL
    Una línea de suscriptor digital (DSL) te permite usar tanto Internet como el teléfono al mismo tiempo. DSL es muy popular en las ciudades, pero lo encuentras menos en las zonas rurales. Es la opción más común para Internet hoy en día.
  • Cable
    Con una conexión de cable, tu ordenador accede a Internet a través de tu conexión de cable de televisión, en lugar de depender de tu línea telefónica. Esto significa que puedes usar Internet y el teléfono al mismo tiempo, y hace que el cable sea una opción popular de conexión a Internet.
  • Fibra
    Las conexiones de fibra óptica están ganando popularidad rápidamente, porque la fibra óptica es significativamente más rápida que otras conexiones a Internet. Está creciendo en popularidad dentro de las ciudades, pero en gran medida aún no está disponible en entornos más rurales.
  • WiFi
    Las conexiones inalámbricas de banda ancha, también conocidas como WiFi, usan una conexión por cable como DSL, cable o fibra para enviar ondas de radio entre dispositivos. Esto la convierte en una conexión de alta velocidad y se utiliza para crear puntos de acceso en bibliotecas, restaurantes y otros edificios públicos. Tú puedes, por supuesto, configurar tu propio punto de acceso WiFi residencial privado.

Dado que algunos de estos tipos de conexión son más rápidas que otras, es importante elegir el tipo de conexión más rápida disponible en tu ubicación si deseas maximizar tu velocidad de Internet.

El Uso de Routers Inalámbricos


Tu ordenador se conecta a tu ISP, y eso te da acceso a Internet. Bastante simple, ¿verdad? Bueno, si decides usar un router inalámbrico para crear una señal WiFi en tu hogar o negocio, agregas otro nivel de complejidad a la configuración, y otro lugar donde las cosas pueden salir mal, y puedes ralentizar tu Internet. Aún así, hay muchas razones para usar un router inalámbrico en tu hogar.

En pocas palabras, un router inalámbrico te brinda versatilidad en la forma en que usas Internet en tu casa. Sin dicho router, debes conectar tu ordenador directamente a tu módem utilizando un cable de ethernet. Estás literalmente conectado al módem, por lo que, si tienes un ordenador portátil, no puedes caminar con él mientras estás usando Internet. Con un router, puedes conectar varios dispositivos, como tu ordenador portátil, teléfono y una tableta, a Internet al mismo tiempo. (La mayoría de los ISP ofrecen módems que también son routers inalámbricos, por lo que es posible que no tengas que comprar un router si este es el caso.)

Los routers inalámbricos son excelentes por muchas razones, pero su funcionalidad puede verse afectada por una serie de factores que deberás tener en cuenta:

  • Distancia – Cuanto más lejos te encuentres de un router, más débil será la conexión. Si tienes una casa grande, puedes instalar varios routers para lidiar con este problema.
  • Obstáculos – Si hay paredes u otros objetos que bloquean el camino desde tu router a tu dispositivo, tu alcance de Wi-Fi puede acortarse. Si estás a dos o tres habitaciones de distancia de tu router, las múltiples paredes pueden acortar el alcance de Wi-Fi hasta el punto donde no puedes conectarte a Internet.
  • Interferencia de radiofrecuencia – Si alguna vez has estado usando Internet solo para que la velocidad disminuya repentinamente cuando alguien enciende el microondas, has experimentado interferencias de radiofrecuencia. Debido a que tu router usa ondas de radio para enviar y recibir datos, cualquier otra cosa en el entorno que también cree o use ondas de radio, como tu microondas, puede interferir con tu router y la velocidad de Internet.

Si necesitas comprar un router, deberás elegir la opción que mejor se adapte a tus necesidades. Los routers no son todos iguales, y el router realmente puede afectar la velocidad de bajada y subida, lo que podría ralentizar tu ordenador.

Las velocidades del router se miden en megabits por segundo (Mbps); cuanto mayor sea la conexión, más rápido será el router. Encontrarás routers con velocidades que van desde 54 Mbps hasta routers de alto rendimiento que ofrecen velocidades superiores a 1 Gbps (1,000 Mbps).

¿Cuánto importa la velocidad de un router? Bueno, depende un poco. Comprar un router con una velocidad significativamente baja puede ralentizar tu conexión a Internet. Sin embargo, comprar un router que ofrezca una velocidad superior a la velocidad de Internet que proporciona tu ISP en realidad no acelerará tu conexión. En resumen, es mejor comprar un router rápido, pero no pienses que invertir en routers de alto rendimiento hará que tu conexión a Internet sea más rápida si tu ISP no ofrece esas velocidades máximas.

Hay otro factor que debes tener en cuenta al evaluar un router: los estándares de tecnología del router. Los dispositivos de red inalámbrica, como los routers, se miden según los estándares de tecnología. Estos estándares se identifican con los números 802.11, que son seguidos por una letra. La combinación de número y letra se usa para identificar la tecnología específica que usa el router, y esto puede indicar el rango de velocidad que puede usar el router.

  • 802.11g es la tecnología base que verás en los routers. Es una tecnología de solo 2.4 GHz. Debido a que esta tecnología es algo básica, estos routers solo pueden alcanzar velocidades de hasta 54 Mbps.
  • 802.11n es un paso adelante en la tecnología. Esta tecnología de 2,4/5,8 GHz permite que el router alcance velocidades más rápidas, hasta 600 Mbps. 802.11ac es una tecnología más avanzada. Esta tecnología de 5.8 GHz hace que los routers sean mucho más rápidos, por lo que pueden alcanzar velocidades de más de 500 Mbps.

Si deseas evaluar la idoneidad de tu router para tu uso, una de las mejores opciones es leer algunas opiniones en línea. Estas opiniones pueden proporcionarte información sobre el rendimiento y la velocidad de un router. En general, es mejor evitar los routers más económicos y de menor rendimiento, ya que pueden tener problemas de baja seguridad y bajo rendimiento. Vamos a entrar en más detalles sobre la solución de problemas de tu router más adelante.

Capítulo 4:¿Por qué mi Internet va lento?

Internet lento es más que frustrante. El problema puede ser tan grave que tu Internet apenas funcione en absoluto. Si trabajas con Internet inusualmente lento, es posible que veas problemas como sitios web que no cargan correctamente o videos que tardan muchp en cargar. Factores como su ISP, la hora del día en la que navegas y el dispositivo que estás utilizando afectan la velocidad de tu conexión a Internet. Aquí hay un análisis de algunas las posibles causas de la lentitud de Internet.

¿Por qué mi Internet va lento?

Factores Que Ralentizan Tu Internet


Si bien puedes pensar que su velocidad de Internet está bien, existen otros factores que pueden ralentizar tu Internet, lo que puede ocasionar problemas de rendimiento, sitios web de carga lenta, videos cargando durante minutos y otros posibles problemas.

  • Tu tipo de conexión a Internet. Las velocidades de una conexión a Internet por línea conmutada difieren mucho de las velocidades que experimentarás con una conexión DSL, de fibra o de banda ancha. Algunos tipos de conexiones solo ofrecen velocidades limitadas, por lo que tendrás que considerar cuidadosamente tus requisitos de velocidad al elegir el tipo de conexión que sea adecuado para ti.
  • Tu ISP. Cada ISP ofrece diferentes planes que presentan diferentes velocidades de subida y bajada. Los planes más rápidos tienden a costar más, pero también pueden proporcionar una experiencia de navegación mejor y más segura. Si estás experimentando velocidades constantes lentas que están impidiendo tu uso de Internet, la actualización a un plan más rápido puede mejorar el problema.
  • Hora del día. La velocidad de Internet tiende a disminuir cuando muchas personas usan Internet a la vez. Este es un problema común durante el día de trabajo. Verás que las velocidades tienden a volver a la normalidad cuando el uso de Internet es menos común, como a horas de la noche o muy temprano por la mañana.
  • Sitios web con mucho tráfico. La cantidad de tráfico que recibe un sitio puede afectar la velocidad de Internet que experimentas mientras navegas por ese sitio. Los sitios web con mucho tráfico pueden volverse lentos e inactivos, y cuando dee repente se inundan de tráfico, los sitios también pueden colapsar. Lamentablemente, no hay mucho que puedas hacer sobre este tema, excepto ser paciente y volver a visitar el sitio web más tarde.
  • Tu dispositivo. Puedes tener una conexión rápida a Internet, pero si tu dispositivo, como un ordenador, teléfono móvil o tableta es viejo, tiene un virus o es un modelo más básico con velocidades de procesamiento más lentas, también dará como resultado velocidades lentas de navegación en Internet . Actualizar tu ordenador o probar otro ordenador en tu red doméstica puede ayudarte a determinar si esta es la causa de tu ralentización de Internet.

Problemas Que Verás Cuando Tu Velocidad de Internet es Demasiado Lenta


Las velocidades de Internet lentas pueden causar problemas con tu navegación. Estos problemas pueden ir desde problemas que simplemente se agravarán, pero si la velocidad de Internet es realmente demasiado lenta, entonces tu Internet apenas puede funcionar.

Puedes notar algunos de estos problemas debido a las lentas velocidades de Internet:

  • Los sitios web se agotan y no cargan correctamente
  • Incapacidad para transmitir videos, o para usar Skype o Netflix. Los videos también pueden quedarse cargando durante largos periodos de tiempo y aparecen pixelados
  • Los sitios más grandes (a menudo los que tienen muchas imágenes más grandes) cargan lentamente
  • La respuesta de la página se retrasa cuando escribes o moves el ratón

Si notas estos problemas, puedes estar casi seguro de que tu velocidad de Internet es demasiado lenta para respaldar sus hábitos de navegación.

Capítulo 5:Solución de Problemas de Tu Conexión a Internet

Cuando tu Internet se apaga, no puedes conectarte a un sitio web en particular, o Internet simplemente no se está cargando bien, necesitarás investigar para llegar a la raíz del problema. Debido a que hay varias partes activas que crean tu conexión a Internet, y debido a que existen otros factores, como la velocidad de Internet y la funcionalidad del sitio web que pueden desempeñar un papel, es necesario realizar muchos pasos para descartar posibles problemas.

Aquí hay una guía paso a paso para solucionar problemas de Internet lento o no funcional.

Solución de Problemas de Tu Conexión a Internet

Señales De Que Puedas Tener un Problema de Conexión a Internet


Probablemente, primero notarás un problema con tu Internet cuando no puedas conectarte a un sitio web o acceder a tu correo electrónico. Tal vez el sitio web tarde un tiempo inusualmente largo en cargar, o recibas un mensaje de que el sitio web no puede ser alcanzado.

Antes de empezar la solución de problemas de tu conexión a Internet, tómate un minuto para asegurarte de que el sitio web no esté cerrado. Los sitios web pueden bloquearse y se bloquean, por lo tanto, empieza por verificar dos veces la URL que estás insertando y luego visita varios otros sitios web para ver si te encuentras con el mismo problema.

También puedes ir a downforeveryoneorjustme.com. Este sitio te permite ingresar la URL de un sitio web y verificar si el sitio web está realmente inactivo, o si eres tú el que tiene problemas de conectividad.

Si otros sitios web no se están cargando, o si recibes un mensaje de que no hay conexión a Internet disponible o no se puedes llegar al sitio web, es probable que tengas un problema de conexión a Internet.

Aquí está cómo resolverlo.

  1. Comprueba la Conexión Entre Tu Ordenador y Tu Router
    Para empezar, tendrás que asegurarte de que tu conexión a Internet esté correctamente conectada al ordenador. ¿Cómo estás intentando conectarse, a través de Ethernet o a través de WiFi? Si estás utilizando un cable Ethernet, asegúrate de que el cable esté enchufado de forma segura tanto en tu dispositivo como en tu módem. Si estás utilizando Wi-Fi, ve a la configuración de tu dispositivo y ve tus conexiones de red. A continuación, busca una indicación de que tu ordenador está conectado a una red y que la red está disponible. Es posible que veas un mensaje de error de "No hay Internet disponible", que indica que hay un problema con la red o con la forma en que tu ordenador intenta conectarse a la red. Desconectar tu ordenador de la red y luego volver a conectarla puede a veces resolver este problema. Si aún no puedes conectarse a la red, tendrás que verificar la dirección IP de tu ordenador o dispositivo. En realidad, tienes dos direcciones IP: una que identifica tu dispositivo con tu módem o router, y una segunda que identifica tu módem en Internet. Cuando hablamos sobre la identificación de tu dirección IP, nos referimos a la IP local que identifica tu dispositivo a tu módem o router. Preguntarse, "¿Cuál es mi IP?" Está bien - es bastante simple de mirar. Para verificar la dirección IP local de tu dispositivo, ve a tu Configuración. A continuación, selecciona "Red o WiFi" y luego selecciona "Más información", donde verás tu Dirección IP si el módem o router te asignó una correctamente. Verifica para asegurarse de que tu dirección IP sea válida. La dirección debe leerse como una serie de números separados por puntos, como 192.168.1.104 o 10.0.1.8. Si tu dirección indica 0.0.0.0, esto indica una dirección inválida. Tendrás que renovar o reconfigurar tu dirección IP para conectarse a Internet. La forma en que haga este proceso dependerá de su tipo de red de Internet.
  2. Asegúrate De Que Tu Router Está Conectado a Internet
    Si tu router no se está conectando a tu módem o a tu Internet, tu ordeador tampoco podrá conectarse. Comienza revisando todos los cables en tu router para asegurarse de que estén enchufados de manera segura tanto en el router como en el módem (si tu router y módem están separados). A continuación, echa un vistazo a las luces de tu router y módem. Una luz roja o amarilla, o una luz que está apagada por completo pueden indicar de qué se trata. Ahora, desenchufa tu módem y vuelve a enchufarlo. Esto ayuda a restablecer el sistema y, en ocasiones, puede resolver problemas de conectividad. Si aún no puedes conectarte, desenchufa tu router y vuelve a enchufarlo. Si tiene otro router a la mano, puedes intentar cambiarlo para determinar si tu router anterior es el problema. ¿Todavía no te puedes conectar? Intenta cablear tu ordenador portátil directamente a tu módem usando un cable Ethernet. También puedes intentar a conectar otros dispositivos, como una tableta o teléfono, de forma inalámbrica. Si puedes conectar otros dispositivos pero no puede conectar tu ordenador, esto podría indicar un problema con la tarjeta inalámbrica de tu ordenador o con la configuración de tu ordenador. Sin embargo, si solo puedes conectar tu ordenador mediante el cable Ethernet, esto sugiere que existe un problema con la señal WiFi creada por tu router. Si aún no puedes conectar tu ordenador o cualquier dispositivo utilizando los métodos anteriores, entonces es posible que el problema sea una interrupción con tu ISP. Llama a tu ISP y explica el problema. Deberían poder decirte si hay una interrupción en tu área.
  3. Una Nota Sobre Internet Por Satélite
    Si tu conexión a Internet se proporciona a través de una conexión satelital, tu solución de problemas de Internet puede ser un poco más complicada. Los satélites pueden verse afectados por la lluvia, la nieve e incluso por la densa capa de nubes. Si se interrumpe el Internet mientras hace mal tiempo, es probable que las condiciones climáticas sean las culpables. También es recomendable que controles tu plato en busca de obstrucciones y despejes la nieve que se haya acumulado. Por frustrante que sea, tendrás que esperar hasta que mejore el clima antes de solucionar tu Internet satelital con eficacia. Es posible que Internet simplemente vuelva tan pronto como mejore el clima. Tu ISP también puede proporcionarte información sobre interrupciones en tu área si llamas.

Cómo Acelerar una Conexión a Internet Lenta


Si tienes una conexión a Internet lenta, estos consejos pueden ayudarte a diagnosticar lo que puede estar causando ese problema, y a determinar cómo puedes acelerar la velocidad lenta de Internet.

  • Realiza múltiples test de velocidad de Internet durante el día. Speedcheck registra automáticamente los resultados de cada test, por lo que puedes revisar fácilmente todos los resultados en el futuro. Estos test de velocidad de Internet pueden ayudarte a monitorizar y comprender las velocidades reales con las que estás lidiando. Si las velocidades son demasiado lentas, actualizar tu plan de servicio de Internet o comprar un nuevo router puede ayudar.
  • Evalúa tu router. Algunas veces, un router lento o defectuoso puede causar velocidades lentas de Internet y problemas de conectividad. Asegúrate de que su router no sea viejo o anticuado, y que ofrezca las velocidades que necesitas. Intenta sustituirlo por otro router, si tiene uno, para ver si hay diferencia y acelera tu Internet.
  • Reduce el número de personas en su red. Si tiene varias personas y múltiples dispositivos que acceden a Internet a través de tu red doméstica, esta fuga de Internet puede ralentizar la velocidad. Cuando se usan de manera simultánea, los teléfonos, tabletas y ordenadores requieren velocidades mayores de las que podrías necesitar si solo usas tu ordenador. Intenta reducir la cantidad de dispositivos en uso a la vez y ve si hay alguna diferencia. Si es así, es posible que tengas que actualizar tu plan de Internet para brindar un mejor soporte a todos los dispositivos.
  • Intenta usar Internet en diferentes momentos. Recuerda, durante las horas de uso de Internet ocupadas, las velocidades de Internet pueden disminuir. Intenta utilizar tu Internet en diferentes momentos cuando hay menos personas en línea, como a horas de la noche o temprano por la mañana.
  • Programa descargas estratégicamente. Si necesitas descargar un programa grande, programa la descarga para que tenga lugar temprano en la mañana durante las "horas de inactividad" de Internet. Esto te ahorrará tiempo, pero también te permite aprovechar el tiempo en que las velocidades de Internet tienden a ser más rápidas.

Capítulo 6:What to do if nothing helps

A veces, a pesar de intentar todos los pasos anteriores, no podrás resolver tu Internet por tu cuenta. Aquí hay algunas pautas para los siguientes pasos a seguir si el problema no es uno que puedas solucionar.

Qué hacer si nada ayuda

Problemas de ISP


Si el problema recae en tu ISP, entonces los pasos de solución de problemas no funcionarán porque no hay Internet disponible para que tu ordenador lo use.

Si sospechas que tu ISP es la fuente del problema, deberás ponerte en contacto con la compañía directamente. En general, ir a una oficina local en persona te permite obtener resultados más rápidos (y a veces mejores) que llamar al departamento de servicio al cliente o de soporte técnico. Por supuesto, esto es solo una opción si tienes una oficina local, y si tienes tiempo para hacer un viaje a la oficina.

Ya sea que termines llamando a su ISP o vayas personalmente a la oficina, siempre lleva un registro del número de tu caso. Necesitarás esta información si tienes que hacer un seguimiento del problema y puede ayudarte a ahorrar tiempo en futuras consultas.

Si tu conexión a Internet no funciona durante varios días, la mayoría de las compañías te darán un crédito por el tiempo de inactividad, pero es posible que tengas que solicitarlo. Haz un seguimiento de los días que estás sin servicio, luego ponte en contacto con tu ISP para solicitar crédito por los días.

Problemas con el Router


¿Sospechas que el problema radica en tu router? Muchos routers tienen garantías que pueden cubrir tu reemplazo. Si estás trabajando con un nuevo router, ponte en contacto con el fabricante para obtener ayuda, no en la tienda donde compraste el router. Es posible que debas reemplazar el router por completo, aunque un fabricante también puede ofrecer reparar un router si está bajo garantía.

Cuando compras un router, siempre guarda tu recibo en caso de que necesites buscar ayuda mientras está bajo garantía.

Problemas Misteriosos


¿Aún no puedes entender qué le pasa a tu Internet, por qué las velocidades son lentas o por qué ni siquiera puedes obtener una conexión? Desafortunadamente, hay muchos problemas pequeños que pueden ser difíciles de solucionar, como:

  • Ajustes incorrectos en tu ordenador
  • Una red que no ha sido configurada correctamente
  • Tarjetas inalámbricas que funcionan mal
  • Un router o módem que funciona mal
  • Y más

Si te sientes frustrado y no sabes qué hacer a continuación, contratar una compañía de IT o un especialista puede ayudar. Un experto en IT puede ir a tu casa y solucionar tus problemas de conexión. También pueden evaluar tu equipo, realizar modificaciones, configurarlo correctamente y hacer sugerencias para que puedas obtener el mejor y más fiable rendimiento de tu red doméstica. (Lo mismo ocurre con las empresas, si estás solucionando problemas con Internet de tu empresa).

Cuando se trata de encontrar soporte informático, empieza visitando el taller de reparación de ordenadores local. La tienda puede ofrecer estos servicios de soporte técnico, pero incluso si no lo hacen, sin duda conocerán a los proveedores locales. ¿Aún necesitas ideas? Entonces busca en el directorio de tu empresa local o en Google para obtener ayuda. Las empresas más pequeñas tienden a ser más asequibles y es más probable que hagan visitas a domicilio que las grandes empresas de IT.

Con suerte, estos consejos para la solución de problemas pueden ayudarte a acelerar tu lento Internet para que puedas volver a navegar en poco tiempo.

¡Mucha suerte!